Última batalla

-Sólo vine a despedirme.

-¿Despedirte?

-Mi cometido aquí terminó.

-No puedes abandonarnos ahora.

-¿Por qué no? Tú mismo me dijiste hace tiempo que no había esperanza. Que la guerra estaba perdida.

-Y me convenciste de que no era cierto. Y nos demostraste que podíamos vencer. Sin ti volveríamos al fango del que salimos. El ejército te necesita.

-Sólo necesita alguien que les guíe. Tú mismo puedes hacerlo. El truco está en aparentar confianza en el futuro. Aunque seas el que más tiemble al pensarlo.

-Entonces… ¿no era cierto lo que me dijiste? ?No hay esperanza?

-Habrá esperanza siempre que haya alguien para levantarla.

-¿Y lo de que ayudabas porque querías ganar esta guerra? ¿Perdiste el interés por nosotros? ¿Es que te pagan mejor en otro sitio? Ahora sí, ahora tenemos territorios, podemos pagarte, si es lo que quieres. Títulos, riquezas, tierras,…

-No busco poder ni fama.

-Quedate… por favor…

-No puedo. Ya no. Sé el general que se merecen tus tropas. Guíalas hasta la victoria. The show must go on…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.