Monstruos bajo la cama

Soy horrible.

Huí de casa a corta edad para no tener que soportar el dolor de mis padres cada vez que alguien me insultaba o se reía de mi y ver que no podían defenderme. Desde entonces he ido recorriendo miles de lugares, buscando algún sitio donde poder quedarme sin molestar a nadie. Pero cada vez que me acercaba a algún lugar habitado, todo el mundo reaccionaba igual. Se asustaban, no escuchaban lo que trataba de decirles. Y todos, al final, acababan atacándome. Al final dejas de saludar y de preguntar, aprendes a atacar primero, antes de que siquiera sepan que estás ahi.Y aprendes a odiarlos. Los odias tanto que no te limitas a matarlos para que te dejen en paz. Te recreas en su muerte, haciéndoles pagar lo que ellos te hicieron pagar a ti primero.

Busqué refugio en diversos lugares, pero siempre acababan descubriéndome y tenia que huir más lejos. Y fue al final cuando descubrí este bosque. Es lo suficientemente denso como para poder ocultarme en él y lo suficientemente grande como para poder habitar sin encontrarme con nadie. Existen poblaciones más allá de sus lindes, pero le tienen miedo al bosque. Creen que soy una criatura maligna que habita en este bosque y no se atreven a visitarme. Mejor. Mejor para ellos y para mi. No quiero seguir soportándolos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *