Réquiem por un blog

A veces paseo entre los blogs abandonados. Normalmente no espero encontrar gran cosa, pero me gusta volver a pasar por lo que una vez me gustó ir a leer. No acostumbro borrar antiguos blogs de mis favoritos. Para ellos tengo una carpeta especial, una especie de cementerio de elefantes, donde voy pasando aquellos blogs que cierran sus puertas. Y cuando me pongo nostálgica, me gusta volver a leer entradas antiguas, quizás comentando algo que antes no se me ocurrió. Porque cada vez que relees un blog es como si volviese a la vida.

Curiosamente, y aunque su autor jurara y perjurara que jamás volvería a escribir en él, descubro que alguno de los blogs que yo creía muerto ha vuelto a cobrar vida. A veces con una pequeña nota explicatoria y otras veces como si no hubiese pasado tiempo desde la última entrada. Siempre con muchos menos comentarios y muchas menos visitas. Pero vivo.

Si alguna vez cierro este blog, no creáis nunca que es para siempre. Puede que huya en pos del anonimato a otro lugar donde nadie me conozca. Pero lo que es escribir… eso es parte de mi.

2 comentarios sobre “Réquiem por un blog”

  1. También yo visito con frecuencia blogs abandonados. Me produce una sensación extraña hurgar en ellos, algo así como recorrer una casa abandonada.

    De hecho mi propio blog está cerrado… Y me gustaría creer que alguien pasea por allí en alguna ocasión.

  2. ¿Alex? Es una lástima… yo creo que nunca cerraré el mio. Pueden dar temporadas (como esta) que escriba menos. Pero yo escribo para mi, no para los demás. Y si yo estoy a gusto, eso es lo que cuenta.

    Aunque suene egoísta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.