Carga

-Suéltalo.

-No.

-Suéltalo te he dicho.

-No puedo.

-Claro que puedes, sólo tienes que dejarlo caer.

-Pero entonces… caerá.

-Eso no es asunto tuyo.

-Yo puedo sostenerlo.

-Puedes sostenerlo ahora, pero ¿por cuánto tiempo más?

-Sólo un poco más.

-Es un peso muerto.

-¡¡No!!

-No seas tonta y suéltalo. ¡Vamos!

-Si lo suelto entonces ya no tendrá remedio.

-Tú no puedes sacarlo de ahi tú sola.

-Ayúdame tú.

-No voy a ayudarte y lo sabes. Es un caso perdido. Si quiere salir de ese pozo tendrá que hacerlo por sus propios medios.

-Si le ayudo a sostenerse…

-…entonces caeréis los dos irremediablemente al precipicio. Suéltalo. Va a darte más problemas que otra cosa. No es asunto tuyo.

-Yo sólo quería ayudar…

-No puedes ayudar. Hace mucho que ya es un caso perdido.

*Suelta*

7 comentarios sobre “Carga”

  1. Bueno, mu bueno 🙂
    Aunque tal vez algún día el susodicho decida dejar de ser un caso perdido.

    Lo que más me ha gustado : “sacadas del mundo real, mío o de los demás”

    Un abrazo,

  2. Muy buenas las estés pasando, tu historia… quisiera publicarla en mi blog, para dar cuenta a algo que me ha pasado…

    Solicito tu permiso, lo publicare, y si decides que no quieres que este, lo borraré…

    Gracias de antemano 🙂

    Me encantó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *