Paralelismo

Ella ganó su primer concurso de belleza a los doce años, en un crucero. Sus padres, orgullosos, colgaron la foto en el salón. Desde entonces, no volvió a mover la cara. Masticaba pedazos pequeños, para no abrir demasiado las mandíbulas. Se bañaba en leche y dormía envuelta en cremas. Tuvo tres maridos, pero ningún hijo, no quería pasar por el embarazo. Su primer marido le dejó en herencia el dinero para cuidar su aspecto. El segundo fue un artista al que le encantaba pintarla, hasta que se suicidó. El tercero fue un sesudo escritor que veía en ella la musa que siempre había buscado. Murió a los sesenta, mientras tomaba su té con soja.

En cambio, ella nunca paraba de reir. Cuando alguien estaba serio, le hacía muecas hasta que conseguía arrancarle una sonrisa. Tuvo su primera arruga importante a los treinta y uno, pero eso no hizo que empezara a echarse cremas. Si alguien le señalaba sus arrugas, ella reía aún más, diciendo que cada marca de su rostro era un recuerdo. ¿Quién querría deshacerse de sus recuerdos? Cuando se jubiló, a los sesenta y siete, dió la vuelta al mundo. Murió a los noventa y ocho, feliz, riendo con sus nietos a la luz de una hoguera.

3 comentarios sobre “Paralelismo”

  1. Si eso pienso yo, a qué amargarse si la vida son dos días.
    No tengo constancia para echarme cremas, ni humor para mazarme, ni la fuerza de voluntad para alejarme del chocolate 🙂
    Así que, como no sé lo que dure, esto… a disfrutar con el viaje!
    Un beso chula, si necesitas ayuda con la pintura o para mover los andamios, me avisas; estoy en el blog de al lado :p

  2. xD A ver si este verano me curro la web 🙂

    Tengo desactivado los RSS para no dejar de estudiar, pero que conste que tu web sigue en mis favoritos 😉 (suena a disculpa, lo sé, pero es la verdad)

  3. No puede ser que la chica sin personalidad pueda ser musa de nadie. Por muy guapa que sea.

    ¿No tuvo hijos? Mmmm…será que soy mal pensado pero me juego lo que quieras a que murió virgen. Quizás al tener relaciones le habría salido alguna arruga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.