El problema de ser atea

El problema es muy sencillo: un día descubres que la vida no tiene sentido.

Sería bonito que existiera un destino que cumplir, unos objetos, unas metas. Pero la verdad es que no hay más meta que la que te autoimpongas tú mismo. Estaría bien poder decir que tienes algo que hacer, pero es que no hay nada que realmente tengas que hacer. La vida no tiene sentido ni valor, al menos no más que el valor con el que tú quieras especular.

No venimos de ninguna parte, no vamos en ninguna dirección. Lo que hay es lo que ves, una serie de (des)afortunadas coincidencias. Eres un producto del caos, igual que podrías haber sido una cucaracha o no haber sido nada. El hecho de que estés aquí leyendo esto no significa nada.

Lo bueno es que una vez que descubres que la vida no tiene sentido, también deja de tener sentido temer por tu vida. Ya no hay nada que pueda frenarte, porque no hay nada que puedas perder. Al menos, nada realmente importante.

Y entonces es cuando descubres el verdadero valor de la vida.

5 comentarios sobre “El problema de ser atea”

  1. El verdadero sentido de la vida es sentir la vida.

    Todos sabemos cual es el final. ¿Por eso pierde sentido? Se que no hay nada mas, ¿y que? ¿es necesario mas para valorar lo que ya hay? No hay problema en ser ateo, acaso es mejor tener falsas consolaciones o afrontar una verdad, que puede ser dura si, pero tambien liberadora.

    Carpe diem

  2. Precisamente eso es lo que trato de expresar. Hemos crecido en un mundo que nos intenta inculcar (religiones, libros, películas) que la vida tiene sentido, que hay un destino, que hay un motivo por el cual estamos aquí.

    Pero no es cierto. No tiene ningún sentido. Y eso es lo que lo hace tan maravilloso (y a la vez tan terrible).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.