… y comenzará la era final…

La puerta de su casa ha sido forzada, puede verlo claramente. Saca la pistola y entra despacio. No tiene que buscar mucho, está sentado en su sofá, esperándola tranquilamente.

“Perdona la intromisión, pero tenía que esconderme en algún sitio.”

Levanta la pistola y le apunta, pero duda.

“No vas a matarme y lo sabes. Si fueras a matarme lo habrías hecho ya. Así que dejemos el teatro y hablemos claramente.”

“¿Quién eres?”

“Quién soy yo no es lo importante, lo importante es quién eres tú.”

“¿Quién soy… yo?”

“Nuestras leyendas cuentan que una mujer que coincide con tu descripción estaría esperando en ese aparcamiento anoche. Esa mujer sería la que nos protegería en los primeros tiempos, la que nos ayudaría a sobrevivir cuando todavía éramos débiles y dispersos. Y esa mujer parece que eres tú.”

“Ya. Otro que viene del futuro. ¿Quieres algo de beber?”

“Nuestras leyendas son confusas, demasiado confusas para el poco tiempo que tienen. Pero algunos datos son muy claros y esperamos poder reconstruir la historia en base a ellos. Fue un golpe de suerte el poder robarles la tecnología de las máquinas del tiempo, es la única forma que tenemos de parar el avance de toda esta locura. Si ayudamos a los primeros de los nuestros en su integración con la sociedad, si conseguimos evitar los hechos que desembocaron en la guerra contínua en la que vivimos… bueno, viviremos, entonces podrá haber un poco de esperanza. Las armas y las restricciones en derechos humanos que se perpetrarán son una espiral que no puede desembocar en nada bueno.”

“Pero en el futuro atacáis al resto de la sociedad y eso es lo que les obliga a fabricar…”

“Al revés, son ellos quienes nos atacan. Nosotros somos la excusa que tienen para sembrar el miedo en la población y poder desarrollar armas más potentes y tener más poder sobre la gente. Somos los únicos que podemos hacerles frente porque somos los únicos a quienes sus armas no consiguen contener… todavía. Por eso es tan importante que podamos cambiar el pasado, que podamos evitar este conflicto, porque sólo es cuestión de tiempo que sus armas puedan superarnos y controlarnos y entonces habrá llegado el fin, otra era oscura para la humanidad.”

“¿Y vuestras leyendas no dicen de dónde salieron los primeros?”

“Son muy oscuras en ese sentido, sólo hablan de tí, de la mujer que nos protegerá y nos ayudará. Los que hemos viajado al pasado estamos buscando algún laboratorio genético o alguna fuente de radiación que pueda explicar esta mutación, pero no hemos encontrado el orígen. Sólo sabemos que los primeros Homos Futuris aparecen en esta década. Al principio tuvieron que vivir en las sombras, escondidos, y eso dificulta mucho la reconstrucción de la historia.”

“Y yo tengo que ayudaros.”

“No es que tengas, es que es tu futuro, escrito en nuestro pasado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *