Mientras tanto, en un universo paralelo…

-¿Qué haces?

-Te observaba.

-Estás loco.

-Me encanta observarte cuando estás dormida. Me llenas de paz. Tan tranquila, tan relajada, tan… feliz… Podría quedarme horas mirándote. Me haces volver a sentir, volver a vivir. Es como si me hubieran quitado diez años de golpe. Creo que nunca había estado tan completo. Es como si me volvieras a dar la energía que me faltaba. Eres… increíble.

-Huyamos juntos.

-¿Qué?

-Está claro que hay algo bueno aquí. Posiblemente lo mejor que nos haya pasado a los dos. ¿Por qué pararlo aquí?

-Tengo miedo, tengo mucho miedo. Tengo miedo de lo que me haces sentir, de lo que me haces… hacer. Me das miedo.

-¿Por qué tenemos que ser siempre tan cobardes? Yo también estoy muerta de miedo, pero quiero intentarlo. Nos comeremos el mundo… pero juntos. Te quiero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *