Protagonismo

¿En qué momento ocurrió? No me di cuenta, pero un día me miré al espejo y lo supe. ¿En qué momento dejé de ser la protagonista? ¿En qué momento dejé de ser la princesa esperando a su príncipe en el castillo para salir a buscarlo? Corrí aventuras, conocí a mucha gente, pero por todos pasaba de largo. ¿En qué momento me convertí en ese personaje secundario en el que se apoyan los protagonistas para poder desarrollar su historia? ¿Por qué de pronto el mundo no gira en torno a mi, sino a los que están a mi alrededor? Porque un día te levantas y ves que tu vida se resume en ayudar a que los demás tengan las vidas que ellos quieren. ¿Me estaré esforzando tanto en los demás que he dejado de soñar mis propias metas? ¿Cuanto hace que no hago un gesto egoísta? Siquiera esos infinitos baños de espuma, copa en la mano, para dejar que el mundo desaparezca a mi alrededor. O quizás, simplemente, es que todos los personajes secundarios son protagonistas de sus propias historias. Todos somos protagonistas con cameos secundarios en las  vidas de los demás. O quizás, finalmente he madurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *