Evolución

Pasas media vida aprendiendo a no llorar, porque llorar significa rendirse. Y no quieres rendirte, quieres luchar. Y cuando por fin lo consigues, descubres que tienes que pasarte la otra media vida reaprendiendo a llorar, porque sin lágrimas no puedes apagar los rescoldos que te impiden construir sobre las ruinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.