El día que el sueño termina

-No lo entiendo, ¿por qué?

-No hay un por qué. Simplemente es asi.

Me trajiste hasta aquí. ¿Por qué?

-Eras necesaria en el engranaje. Así es como funciona. Mañana será otro día.

-No tiene sentido. Tanto esfuerzo para nada.

-Somos criaturas del inframundo. No podemos permitirnos encontrarle un sentido a todo lo que tenemos que hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *